Picture of Lourdes Rangel
Re: ORACION PARA ENCONTRAR MI MINISTERIO
by Lourdes Rangel - miÚrcoles, 23 agosto 2006, 11:54
 

Rubiela Hurtado,

           Apreciable hermana en Cristo Jes├║s. Le bendigo donde quiera que usted se encuentre. Esta ma├▒ana ministraba a una hermana, mientras la computadora a trabes de un sonido me avisa que tenia un nuevo mensaje. Al terminar de ministrar a la hermana, le├ş su e-mail; y este toco mi coraz├│n. Amada hermana en Cristo Jes├║s, como decirle, como expresarle, como afirmarle que usted ha sido llamada por Dios. Ciento un mover de Dios muy fuerte en mi coraz├│n, este me da testimonio de lo que El esta haciendo en su vida. Hay una unci├│n que Dios ha puesto en su ser, no busque mas mi hermana. No pierda mas tiempo, no derrame mas lagrimas; mejor g├│cese porque Dios le ha ungido para sanar a los enfermos y quebrant├índoos de coraz├│n. El Esp├şritu Santo me gu├şa a ministrarle con Su palabra.

           ÔÇť´╗┐El Esp├şritu de Jehov├í el Se├▒or est├í sobre m├ş, porque me ungi├│ Jehov├í; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos,´╗┐ a vendar a los quebrantados de coraz├│n, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la c├írcel;´╗┐ 2´╗┐a proclamar el a├▒o de la buena voluntad de Jehov├í,´╗┐ y el d├şa de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;´╗┐ 3´╗┐a ordenar que a los afligidos de Sion se les d├ę gloria en lugar de ceniza, ├│leo de gozo en lugar de luto, manto de alegr├şa en lugar del esp├şritu angustiado; y ser├ín llamados ├írboles de justicia, plant├şo de Jehov├í, para gloria suya.´╗┐ 4´╗┐Reedificar├ín las ruinas antiguas, y levantar├ín los asolamientos primeros, y restaurar├ín las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generacionesÔÇŁ. I sa├şas 61:1-4.

          Es usted una sierva de Dios. No pierda m├ís tiempo, prep├írese y s├şrvale al Se├▒or. No espere a que su pastor le diga si es usted o no es una sierva; usted haga algo por Dios. Siento en mi coraz├│n decirle, que hay una unci├│n en su vida para ministrar a los enfermos, y dolidos de su coraz├│n. Comience ahora mismo, vaya a los hospitales, a donde usted voltee, encontrara gente necesitada de amor, de afecto, enfermos del alma, enfermos de su coraz├│n, enfermos de salud f├şsica y mental. Le animo a que se levante, no deje para ma├▒ana lo que hoy puede hacer para Dios. Cada d├şa perdido, es un alma menos para Dios. No hay tiempo que perder, si Dios esta con usted, quien contra usted. Lev├íntese, y vaya, estoy segura que Dios tiene mucho pueblo a quien usted podr├í ministrar. Le bendigo en el nombre de Jes├║s. Va usted por muy buen camino... Bendiciones.

I.B.H.V.

Lourdes Rangel Ministries

cristoenmi@sbcglobal.net