Imagen de Dr. Alfonso Diaz
El Dios De Los Nuevos Comienzos
de Dr. Alfonso Diaz - lunes, 1 de enero de 2018, 13:35
 

El Dios De Los Nuevos Comienzos

Génesis 35

Esta es la época del año en que enfatizamos la conveniencia de empezar de nuevo. Casi todos hemos deseado en algún momento haber podido comenzar de nuevo. Es interesante notar que a muchos hombres que aparecen en la Biblia se les dio un nuevo comienzo en la vida.

1. Hombres que tuvieron un nuevo comienzo

A. Abraham: Un hombre desconocido de Ur de los caldeos, el cual subió a gran prominencia como cabeza de una gran e inmortal nación.

B. Jacob: Fue un hombre muy carnal. Fue un hombre astuto y obstinado. En realidad el nombre describía su carácter. Llego a ser un hombre de profundas convicciones espirituales y fuerte personalidad.

C. José: Fue oprimido aunque no dio motivos. Llego a ser un hombre muy estimado y honrado.

D. Moisés: Se involucró en un desafortunado incidente de obstinación al matar a un egipcio. Se convirtió después en uno de los líderes más dinámicos de Dios.

E. David: Cayo de la cumbre del poder al desastre de la degradación. Fue restaurado para llegar a ser de mayor utilidad.

F. Pedro: Se convirtió en el ejemplo clásico del fracaso por causa de su negación de Cristo. Vivió para llegar a ser uno de los pilares de la iglesia.

G. Pablo: Desperdicio su vida oponiéndose a Cristo y al evangelio. Después llego a ser uno de los hombres más útiles de todos los tiempos.

II. La fuente del nuevo comienzo

A. El lugar donde empezaron: Abraham, en la oscuridad; Jacob, en el fracaso del hombre mañoso y terco; José, una víctima inocente de las circunstancias; Moisés, en la impaciencia que lleva al fracaso; David, en el pecado de la profunda caída moral; Pedro, un renegado que negó a Cristo; Pablo, un oponente de Cristo duro y pertinaz.

B. La manera tan significativa en que cambiaron (Dios intervino en cada uno de los casos).

C. Las diferentes maneras en que Dios intervino. Con Abraham, por medio de la respuesta a su llamamiento. Con Jacob, venciendo su obstinación. Con José, cambiando las circunstancias. Con Moisés, por medio de un periodo de soledad enriquecedora. Con David, por medio de una reprensión punzante y acusadora. Con Pedro, por medio de un reencuentro amoroso. Y con Pablo, por medio de una pasmosa revelación de la verdad.

Dios obro de manera diferente en cada caso, pero fue el Señor quien produjo el cambio.

III. Las implicaciones del nuevo comienzo.

A. Una serie completa de situaciones “anteriores” que pasaron (casi todo aquello que le puede hacer a uno desear empezar de nuevo). Oscuridad, obstinación, víctima de las circunstancias, inflexibilidad, pecado y fracaso moral, negación rotunda y completa, rechazo de la verdad bíblica.

B. Hay ciertos elementos comunes a todos (aunque las situaciones son muy diferentes). Cada uno de ellos estaba confundido (sobre todo espiritualmente). Todos necesitaban un nuevo comienzo. Dios les dio una nueva oportunidad a cada uno de ellos. Cada uno de ellos logro grandes cosas después.

C. Hay ciertos aspectos que son pertinentes a nosotros.

Toda persona tiene la oportunidad de empezar de nuevo. Solo cuando Dios nos da esa oportunidad hay garantías de éxito. En algún momento en esas situaciones debemos estar dispuestos a someternos a Dios y dejarle obrar en nosotros.

Dios puede dar un nuevo comienzo. Solo Él puede hacer que tenga garantías de perdurar. ¿Está dispuesto a buscarle con ese propósito? Dios quiere darte la oportunidad de que comiences de nuevo en el nuevo año. No desperdicie esa oportunidad. Se te puede hacer tarde. Dios te bendiga, y que tengan un próspero y feliz año 2018.

Dr. Alfonso Diaz - Presidente IBHVI