Imagen de Karla de los Ángeles M.P
El origen de la Biblia... Urgente!!!!!!
de Karla de los Ángeles M.P - miércoles, 7 de noviembre de 2007, 14:26
 
Hola a todos, no soy cristiana (ni quisiera serlo nunca en mi vida) pero necesito ayuda con algo... Si alguien puede, por favor respóndame: ¿Qué origen tiene la Biblia? Es para un trabajo del colegio de mi hermanito, su profesora le ha mandado a investigar esto y no estuvo de acuerdo con el trabajo que le ayudé a hacer a mi hermano y lo mandó a que lo hiciera de nuevo (a mi parecer, quiere aplicar un lavadura de cerebro, que no logrará) pues la señora es una fanática del evangelio... ¡Ayuda, please!
Imagen de Abdón Morales
Re: El origen de la Biblia... Urgente!!!!!!
de Abdón Morales - miércoles, 7 de noviembre de 2007, 17:43
 

Como Instituto Bíblico obviamente aquí se le dará respuesta propias de (parafraseando parte de tu pregunta) un "fanático del evangelio" le daría... por tanto, si desea una respuesta más ascépitca le recomiendo el uso de una enciclopedia, de las cuales existen suficiente número tanto digital como análogamente.

Igualmente, las enciclopedias pueden ayudarle a lograr un lenguaje neutral, el cual no menosprecie las creencias de los otros y además se le añada un basamento científico que es lo que debe sustentar toda educación secular.

Imagen de Osman Lopez
Re: El origen de la Biblia... Urgente!!!!!!
de Osman Lopez - miércoles, 7 de noviembre de 2007, 20:35
 

Hola Karla de los Ángeles

Su pregunta carece de sentido en todo aspecto de la palabra.  Para empezar no se necesita ser cristiano para saber que es la biblia. Si pregunta en sentido lógico general Biblia significa Biblioteca.  Ahora que clase de biblia es la que quiere saber su origen? La biblia inspirada por Dios? la Biblia mormona? la biblia de los Testigos de Jehová? la biblia atea? o la biblia satanica?. La biblia de las diferentes religiones?  etc. etc.

Bueno suerte con la tarea de su hermanito, y Que Dios los bendiga y los ilimine.  Y siga el consejo de Abdón Morales y sería mejor que consulte en una enciclopedia empezando con la definición de Biblia. 

Imagen de Karla de los Ángeles M.P
Re: El origen de la Biblia... Urgente!!!!!!
de Karla de los Ángeles M.P - domingo, 11 de noviembre de 2007, 12:16
 

Considero que la pregunta no carece de sentido, simplemente: ¿Qué origen tiene la biblia? Creo que es de suponer que si se lo pregunto a unos cristianos es porque me refiero a la Biblia de ustedes, aunque hasta donde sé la Biblia es única para todos los cristianos, lo que varía es la traducción (repito, hasta donde sé, es probable que esté equivocada pues no sé mucho de estas cosas) porque los libros sagrados de las demás religiones reciben otros nombres, por ejemplo: corán, necronomicón, entre otros... Y los ateos no tenemos Biblia.... En fin, ya logramos solucionar lo de la tarea, la maestra quedó satisfecha con el trabajo pues fui hasta una iglesia evangélica y copié textualmente lo que me dijo el "pastor".

Si a mi me preguntaran: ¿qué origen tiene la geometría? yo no diría que la pregunta carece de sentido en todo aspecto de la palabra. Basta remontarse a épocas pasadas cuando se comenzó a estudiar la geometría, y, me imagino que usted (es) sabeno mucho de la Biblia, y sería un placer (me imagino) explicar cómo Jehová se comunicó por primera vez con el hombre y lo continuó haciendo quedando como testimonio de esa comunicación el libro sagrado por el que rigen sus vidas, etc, etc...

De todas maneras, gracias, y la pregunta sigue en pie, pues me compré una biblia y he decidido estudiarla. Espero poder volver a preguntar sin que la respuesta sea "que mis dudas carecen de sentido"

Muchos éxitos y felicidades, Karla!

Imagen de Israel Tapia
Re: El origen de la Biblia... Urgente!!!!!!
de Israel Tapia - domingo, 11 de noviembre de 2007, 18:01
 

Apreciada Karla-Saludos Cordiales.Los manuscritos de ambas categorías (ANTIGUO TESTAMENTO Y NUEVO TESTAMENTO), fueron examinados por los cristianos para verificar si estos debiesen ser parte de la Biblia.

 Cinco Criterios Básicos
1) Autoritativo.
¿Es el libro, autoritativo? ¿Clama éste ser de Dios?

2) Profético. ¿Es tal libro, profético? ¿Fue escrito por un siervo de Dios?

3) Auténtico. ¿Es auténtico? ¿Dice el libro la verdad acerca de Dios, el hombre, etc.?

4) Dinámico. ¿Es el libro dinámico? ¿Posee poder para transformar vidas?

5) Aceptado. ¿Acaso es tal libro recibido o aceptado por las personas para quienes fue originalmente escrito? ¿Es reconocido como que es de Dios?

Ahora en respuesta a su pregunta le presento esta respuesta coherente: El experto investigador apolegetico Josh McDowell, expone en su libro “mas que un carpintero” cuales son los criterios de las pruebas que el define como histórico-legales que tienen como finalidad determinar la exactitud y veracidad de cualquier obra literaria. Por lo tanto, la confiabilidad histórica del libro de los libros incluyendo Antiguo y Nuevo Testamento, debe ser  examinada a la luz de estos parámetros con los cuales son probados los documentos históricos:

  •  “La prueba bibliografica,
  • la prueba de las evidencias internas, y
  •  la prueba de las evidencias externas.”

Espero que esta respuesta le ayude

Israel

Imagen de Abdón Morales
Re: El origen de la Biblia... Urgente!!!!!!
de Abdón Morales - lunes, 12 de noviembre de 2007, 07:20
 

No se de que país será Ud., pero en el mio la educación es secular y por tanto debe estar ajena a la religión y a menos que la maestra sea una de "escuela dominical" (i.e. las clases que se dan en la mayoría de las iglesias evangélicas) el consultar con una fuente como a la que acudió es parcializada y por tanto inadecuada.

Aquí, conseguirá información que se sustentará por sobre todo en la fe. Sin embargo, si está interesada y reconoce esta cualidad de la fuente de su investigación, al menos yo, no tengo problema en transcribirle o recomendarle algunas fuentes bibliográficas.

Imagen de Israel Tapia
Re: El origen de la Biblia... Urgente!!!!!!
de Israel Tapia - jueves, 8 de noviembre de 2007, 01:34
 
El Espíritu Santo guió de tal manera a los autores humanos que, a través de sus personalidades individuales y diferentes estilos de escritura, compusieron y escribieron la Palabra de Dios para el hombre (2 Pedro 1:20-21) sin error en el todo ó en la parte (Mateo 5:18; 2 Timoteo 3:16). 


Imagen de Israel Tapia
Re: El origen de la Biblia... Urgente!!!!!!
de Israel Tapia - domingo, 11 de noviembre de 2007, 18:03
 

La prueba bibliográfica

La prueba bibliográfica es el resultado de un examen de la transmisión textual mediante la cual los documentos han llegado hasta nosotros. En otras palabras, al no tener los documentos originales (dejando aparte el hecho de que el papiro 7Q5 pueda ser o no el fragmento del texto original del Evangelio de Marcos), ¿en qué medida son fiables las copias que tenemos en relación con el número de manuscritos y el intervalo de tiempo transcurrido entre el original y la copia existente?
Podemos apreciar la tremenda riqueza de autoridad de los manuscritos del Nuevo Testamento al compararlos con el material textual procedente de otras fuentes antiguas notables.

Cuando llegamos a la autoridad del Nuevo Testamento en lo que respecta a manuscritos, en contraste con lo que llevamos dicho hasta ahora, la abundancia de material es desconcertante. Después de los descubrimientos de los antiguos manuscritos en papiro que sirvieron como puente entre los tiempos de Cristo y el siglo II, otros manuscritos en abundancia salieron a la luz. Hoy existen más de 20.000 copias de manuscritos del Nuevo Testamento. De la Ilíada, que es la obra que ocupa el segundo lugar en cuanto número de manuscritos que poseemos, sólo tenemos 643 copias.

Los eruditos e historiadores dan como generalmente fidedignos los escritos de los antiguos clásicos, aunque los manuescritos más antiguos que tenemos de ellos fueron escritos muchísimo después que los originales, y el número de copias existente es mínimo. Por todo ello, la aplicación de la prueba bibligráfica al Nuevo Testamento nos confirma que, por lo que respecta a manuscritos, tiene más autoridad que cualquier obra de la literatura clásica. Si añadimos a esa autoridad el hecho de que durante más de 150 años el Nuevo Testamento ha estado sometido a una intensa crítica textual -mucho mayor que a la que se ha visto sometido cualquier otro texto sagrado de otra religión-, podemos concluir que la prueba bibliográfica ha contribuido a establecer un auténtico texto del Nuevo Testamento.

 

Lo único que ha determinado la prueba bibliográfica es que los textos que actualmente tenemos de los escritos del Nuevo Testamento son los que originalmente se escribieron. Aún queda por determinar si dichos documentos son creíbles y hasta qué punto. Esto corresponde a la crítica interna, que es la segunda prueba que plantearemos sobre la historicidad.
En este punto, la crítica literaria todavía sigue el principio de Aristóteles, según el cual «el beneficio de la duda se le debe atribuir al documento mismo, no al crítico». Dicho de otra manera: El crítico debe oír las afirmaciones del documento que está analizando, y no asumir de entrada que hay fraude o error, a menos que el autor se descalifique a sí mismo mediante contradicciones o aspectos inexactos conocidos con respecto a los hechos.
El doctor Lous R. Gottschalk, ex-profesor de historia en la Universidad de Chicago, esquematiza su método histórico en una guía que muchos usan en la investigación histórica. Gottschalk señala que la capacidad de decir la verdad del escritor o del testigo le es útil al historiador para determinar la credibilidad, aunque el testimonio de esta capacidad se encuentre en un documento obtenido por fuerza o mediante fraude, o en cualquier otro sentido censurable, o se base wn testimonios de referencia, o proceda de un testigo interesado.
Esta capacidad para decir la verdad está íntimamente relacionada con la proximidad del testigo, tanto geográfica como cronológicamente, a los acontecimientos que escribe. Los escritos del Nuevo Testamento sobre la vida y enseñanza de Jesús fueron redactados por hombres que habían sido testigos oculares de eventos reales y de las enseñanzas de Cristo, o por personas que relataron lo que les dijeron directamente los testigos oculares.

Lc 1, 1-3: Puesto que muchos han intentado narrar ordenadamente las cosas que se han verificado entre nosotros, tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la Palabra,he decidido yo también, después de haber investigado diligentemente todo desde los orígenes, escribírtelo por su orden, ilustre Teófilo.

2 Pe 1, 16: Os hemos dado a conocer el poder y la Venida de nuestro Señor Jesucristo, no siguiendo fábulas ingeniosas, sino después de haber visto con nuestros propios ojos su majestad.

1 Jn 1, 3: Lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos, para que también vosotros estéis en comunión con nosotros. Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo, Jesucristo.

Jn 19, 35: El que lo vio lo atestigua y su testimonio es válido, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis.

Lc 3, 1: En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene;…

Esta proximidad a los acontecimientos que se escribieron es un medio muy efectivo para certificar la exactitud de lo que retiene el testigo. El historiador, sin embargo, también tiene que hacer frente al testigo ocular que, consciente o inconscientemente, dice falsedades, aunque haya estado cerca del evento y sea competente para decir la verdad.
Los datos que da el Nuevo Testamento acerca de Cristo estaban en circulación durante la vida de aquellos que vivieron cuando Cristo estuvo en la tierra. Estas personas, realmente podían confirmar o negar la verdad de los acontecimientos. En defensa de su argumento a favor del Evangelio, los apóstoles habían acudido al conocimiento común que se tenía de Jesús, aun al enfrentarse a sus más implacables oponentes. Ellos no sólo dijeron: «Mirad, nosotros vimos esto», o «Nosotros oímos que…»; sino que les devolvieron el reto, y justo frente a sus críticos más severos dijeron: «Vosotros también sabéis acerca de estas cosas…», «Vosotros las vistéis; vosotros mismos sabéis acerca de ello». Es mejor que uno tenga cuidado cuando les dice a sus opositores: «Vosotros mismos lo sabéis», pues si no se tiene razón en lo que dice y si no es exacto, es rechazado inmediatamente y se lo echarán en cara.

Hch 2, 22: «Israelitas, escuchad estas palabras: A Jesús, el Nazoreo, hombre acreditado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo por su medio entre vosotros, como vosotros mismos sabéis».

Hch 26, 24-28: Mientras estaba él diciendo esto en su defensa, Festo le interrumpió gritándole: «Estás loco, Pablo; las muchas letras te hacen perder la cabeza.» Pablo contestó: «No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo cosas verdaderas y sensatas. Bien enterado está de estas cosas el rey, ante quien hablo con confianza; no creo que se le oculte nada, pues no han pasado en un rincón. ¿Crees, rey Agripa, a los profetas? Yo sé que crees.» Agripa contestó a Pablo: «Por poco, con tus argumentos, haces de mí un cristiano.»

Imagen de Israel Tapia
Re: El origen de la Biblia... Urgente!!!!!!
de Israel Tapia - domingo, 11 de noviembre de 2007, 18:10
 
La Prueba de las evidencias internas-Por evidencia interna quiero indicar la evidencia que se encuentra dentro de la Biblia misma.
 

La evidencia a favor de la autoridad de la Biblia cae en dos categorías principales: evidencia interna y evidencia externa. Por evidencia interna quiero indicar la evidencia que se encuentra dentro de la Biblia misma. Por evidencia externa, quiero indicar la evidencia que se encuentra fuera de la Biblia, como ser en la arqueología, la ciencia, la filosofía y en los manuscritos antiguos. Consideremos primero la evidencia interna.

Auto-proclamación

El primer hecho es que la Biblia dice ser la Palabra de Dios. Los autores sabían que estaban escribiendo las palabras de Dios, aunque a menudo no entendían completamente lo que estaban escribiendo. 2 Timoteo 3:16 dice, "Toda escritura está inspirada por Dios." 2 Pedro 1:21 dice, "los profetas nunca hablaron por su propia voluntad; al contrario, eran hombres que hablaban de parte de Dios, dirigidos por el Espíritu Santo." Jesús mismo veía al Antiguo Testamento como teniendo autoridad y citaba de él durante su ministerio.

El Espíritu Santo

En segundo lugar, el Espíritu Santo nos confirma que la Biblia es la Palabra de Dios. Juan 16:13 dice, "Cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda verdad."

El Espiritu que convence al mundo de pecado también le asegura al creyente que la Biblia es la Palabra de Dios.

Capacidad Transformadora

En tercer lugar, tenemos evidencia acerca de la capacidad transformadora de la Biblia. Hebreos 4:12 dice, "La palabra de Dios tiene vida y poder. Es más aguda que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu." Romanos 12:2 dice, "No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar." La Palabra de Dios y el Espíritu de Dios realmente transforman las vidas de las personas. La Biblia ha cambiado la vida de asesinos, drogadictos, importantes funcionarios de gobierno, hombres de negocio y estudiantes, para nombrar sólo unas pocas personas de toda extracción que han sido transformadas por la Biblia. Ningún otro libro puede decir lo mismo. Esto es porque la Biblia no es un simple libro sobre cómo vivir bien sino que está literalmente cargada de poder. Es la Palabra de Dios, con poder para cambiar vidas.

Estas son sólo tres evidencias internas que apoyan la autoridad de la Biblia. Por supuesto, estos no son los mejores argumentos para usar en un debate, pero son evidencias. En la próxima sección estudiaremos lo que creo que es el mejor argumento interno.

Unidad

Hemos estudiado tres evidencias internas que apoyan la autoridad y la inspiración divina de la Biblia. En esta sección, estudiaremos una cuarta evidencia: la unidad de la Biblia.

La Biblia cubre cientos de temas y, sin embargo, no se contradice a sí misma. Permanece unida en su tema. "Bueno, ¿y qué tiene de asombroso eso?" podrías preguntar. Considera los hechos. Primero, la Biblia fue escrita a lo largo de un período de mil quinientos años. Segundo, fue escrita por más de cuarenta hombres de todo tipo de extracciones. Por ejemplo, Moisés fue educado en Egipto y se convirtió en un profeta de Israel. Pedro fue un simple pescador, Salomón fue un rey, Lucas fue médico, Amós fue pastor y Mateo fue un recolector de impuestos. Todos los escritores eran de oficios y trasfondos vastamente diferentes.

Tercero, fue escrita en muchos lugares diferentes. La Biblia fue escrita en tres continentes diferentes: Asia, África y Europa. Moisés escribió en el desierto de Sinaí, Pablo escribió en una prisión en Roma, Daniel escribió en el exilio en Babilonia y Esdras escribió en la ciudad en ruinas de Jerusalén.

Cuarto, fue escrito en circunstancias muy diferentes. David escribió durante un tiempo de guerra, Jeremías escribió durante el tiempo penoso de la caída de Israel, Pedro escribió mientras Israel estaba bajo el dominio romano y Josué escribió mientras estaba invadiendo la tierra de Canaán.

Quinto, los escritores tenían diferentes propósitos al escribir. Isaías escribió para advertirle a Israel del próximo juicio de Dios por su pecado, Mateo escribió para probarles a los judíos que Jesús era el Mesías, Zacarías escribió para alentar a un Israel descorazonado que había vuelto del exilio en Babilonia y Pablo escribió tocando problemas que existían en diferentes iglesias de Asia y de Europa.

Si juntamos todos estos factores, la Biblia fue escrita a lo largo de más de mil quinientos años, por cuarenta autores diferentes, en distitntos lugares, bajo diversas circunstancias, y tocando una multitud de temas. Es asombroso que con tanta diversidad haya tanta unidad en la Biblia. Esa unidad está organizada alrededor de un tema: la redención de Dios del hombre y de toda la creación. Se tocan cientos de temas polémicos y, sin embargo, los escritores no se contradicen entre sí. La Biblia es un documento increíble.

Déjame ofrecerte una buena ilustración del apologista Josh McDowell. Toma diez autores contemporáneos y pídeles que escriban sus puntos de vista sobre un tema polémico. ¿Estarían todos de acuerdo? No, tendríamos desacuerdos entre un autor y otro. Ahora, considera la autoría de la Biblia. Todos estos autores, en un período de mil quinientos años, escribieron sobre muchos temas polémicos y no se contradicen.

Parece como si un autor guió a estos escritores durante todo el proceso: el Espíritu Santo. 1 Pedro 2:21 dice, ""los profetas nunca hablaron por su propia voluntad; al contrario, eran hombres que hablaban de parte de Dios, dirigidos por el Espíritu Santo." La unidad de la Biblia es sólo una prueba asombrosa más de la inspiración y la autoridad divina de la Biblia.

Imagen de Israel Tapia
Re: El origen de la Biblia... Urgente!!!!!!
de Israel Tapia - domingo, 11 de noviembre de 2007, 18:14
 

Evidencia Externa

En nuestro estudio acerca de la autoridad de la Biblia, hemos estudiado las evidencias internas, que se encuentran en la Biblia misma. Aparte de la unidad de la Biblia, la mayoría de estos argumentos son subjetivos en su naturaleza. Ahora estudiaremos las evidencias externas de la Biblia, es decir, la evidencias que se encuentran fuera de la Biblia.

Indestructibilidad

La primera evidencia externa es la indestructibilidad de la Biblia. La Biblia es el libro más conocido en la historia del mundo, y ningún libro ha sido más atacado que ella. Los escépticos han traído de destruir la autoridad de la Biblia durante mil ochocientos años. Ha pasado por todo tipo de escrutinio posible de la arqueología, la ciencia, la filosofía y las computadoras. Y, sin embargo, a pesar de todos estos ataques, la Biblia demuestra ser verdadera vez tras vez. Cada vez, los escépticos se han equivocado, y la Biblia ha demostrado estar en la verdad. El solo hecho que la Biblia ha permanecido firme en su autoridad después de dos mil años es otra evidencia que apoya su origen divino.

La Arqueología

La segunda fuente de evidencia externa proviene de la arqueología. Las investigaciones arqueológicas del Medio Oriente han demostrado que la Biblia es verdadera y precisa indefectiblemente en sus descripciones históricas. Nelson Glueck, un afamado arqueólogo judío, dice, "Ningún descubrimiento arqueológico ha negado alguna vez una referencia bíblica."

El Dr. William Albright, quien no era amigo del cristianismo y que fuera probablemente la máxima autoridad en la arqueología del Medio Oriente de su tiempo, dijo esto acerca de la Biblia: "No puede haber ninguna duda que la arqueología ha confirmado la historidad sustancial del Antiguo Testamento."

Aquí hay un par de ejemplos de la precisión histórica de la Biblia. Un buen ejemplo puede encontrarse en Génesis 14. La Biblia habla de la victoria de Abraham sobre Quedorlaomer y cinco reyes mesopotámicos. Durante años, los críticos dijeron que estos relatos eran ficticios y muchas personas desacreditaron a la Biblia. En la década de 1960, sin embargo, se descubrieron las tablas de Ebla, en el norte de Siria. El reino de Ebla fue un reino poderoso en el siglo veinte a.C. Las tablas de Ebla son registros de su historia. Se han descubierto miles de tablas. Lo que es importante es que muchas de estas tablas hacen referencia a cada una de las cinco ciudades de la llanura, lo cual demuestra la exactitud del relato de Génesis 14.

Otro ejemplo es la historia de Jericó, registrada en el libro de Josué. Durante años los escépticos pensaron que la historia de los muros de Jericó que habían caído era un mito. Sin embargo, en la década de 1930 el Dr. John Garstang hizo un descubrimiento asombroso. Dice, "En cuanto al hecho principal, entonces, no queda ninguna duda: los muros cayeron hacia afuera de forma tal que los atacantes pudieron treparse por sobre las ruinas de la ciudad." Esto es asombroso porque los muros de las ciudades caen hacia adentro, no hacia afuera.

La edición del 5 de marzo de 1990 de la revista Time llevaba un artículo llamado "Score

One For the Bible – Punto Uno Para la Biblia." En este artículo la arqueóloga Kathleen Kenyon decía que los muros de Jericó habían caído en forma súbita. Muchos eruditos consideran que esto fue provocado por un terremoto que podría explicar también el endicamiento del Jordán. Además, se descubrieron granos, lo cual muestra que la ciudad fue conquistada rápidamente. Este hallazgo agrega credibilidad al relato bíblico. Un estudio posterior hecho por Brian Wood encontró que la fecha de la caída de Jericó coincidía con la fecha de la Biblia.

Estos son sólo dos ejemplos de la autenticación por parte de la arqueología de la confiabilidad de la Biblia. No hay ningún libro que sea tan antiguo y, a la vez, preciso en una forma tan convincente como la Biblia.

La indestructibilidad y la arqueología son dos evidencia externas a favor de la Biblia.

La Profecía

Hay muchas más evidencias externas a favor de la Biblia, pero voy a cubrir una sola más: la evidencia de la profecía. La Biblia contiene cientos de profecías que se han cumplido. Ningún libro en la historia se ha acercado siquiera a la Biblia cuando se trata de profecía cumplida.

Las profecías en la Biblia son muy específicas y precisas. Nostradamus dice haber hecho cientos de profecías que se han cumplido, pero si lees sus profecías verás que son vagas y poco claras. Sus símbolos y su lenguaje pueden ser usados para indicar una gran cantidad de eventos históricos. A diferencia de muchas profecías de ese tipo, la profecía bíblica es muy específica.

Aquí hay algunos ejemplos. En Ezequiel 26, que fue escrito en 587 a.C., Ezequiel profetiza que la poderosa ciudad de Tiro sería destruida. Tiro estaba formada por dos partes, una ciudad-puerto en tierra y una ciudad-isla a unos ochocientos metros de la costa. Ezequiel predijo que la ciudad terrestre de Tiro sería destruida por Nabucodonosor, que muchas naciones lucharían contra ella, que los escombros de la ciudad serían arrojados al mar, que nunca más se podría encontrar la ciudad y que los pescadores vendrían a ella a colgar sus redes.

En 573 a.C., Nabucodonosor destruyó la ciudad terrestre de Tiro. Muchos de los refugiados de la ciudad navegaron hacia la isla, y la ciudad-isla de Tiro siguió siendo una ciudad poderosa. En 333 a.C., sin embargo, Alejandro Magno sitió a Tiro. Usando los escombros de la Tiro terrestre, construyó un camino hacia la ciudad-isla de Tiro. Luego capturó y destruyó por completo la ciudad.

Hoy, Tiro es un pequeño pueblo de pescadores donde vienen a descansar los botes de pesca y donde los pescadores extienden sus redes. La gran ciudad antigua de Tiro permanece, al día de hoy, enterrada en ruinas, exactamente como fue profetizado. Si fuéramos a calcular las probabilidades de que este evento pudiera ocurrir por azar, las figuras serían astronómicas. No, no fue por casualidad.

Aquí hay otro ejemplo. Hay más de trescientas profecías hechas de Jesús en el Antiguo Testamento. Profecías como de Su lugar de nacimiento, sobre cómo iba a morir, sobre Su rechazo por la nación de Israel, etc. Todas estas profecías fueron hechas muchos cientos de años antes que Jesús hubiera venido a la tierra. Debido a la precisión de las profecías, muchos escépticos creyeron que debían haber sido escritas después del año 70 d.C.—después del nacimiento y la muerte de Jesús, y la destrucción de Jerusalén. Por lo tanto, han tratado de negar que hayan sido profecías siquiera.

Sin embargo, en 1947, los Rollos del Mar Muerto fueron descubiertos. Estos rollos contenían el libro de Isaías y otros libros proféticos. Cuando fueron fechados, se encontró que habían sido escritos entre 120 y 100 a.C., mucho antes que hubiera nacido Jesús. Hubiera sido un logro imposible que Jesús hubiera cumplido trescientas profecías. Algunos dicen que las profecías se cumplieron por casualidad, pero las probabilidades en contra serían tremendamente grandes. Requeriría más fe creer en su ocurrencia fortuita que en el hecho que Jesús fuera Dios y que estas profecías fueron inspiradas divinamente.

Ningún libro puede igualar a la Biblia cuando se trata de profecía. Entiende que sólo he tocado la punta del témpano. Hay cientos de pruebas adicionales a favor de la Biblia, pero sólo he mencionado unas pocas. Espero que este estudio haya despertado tu interés en estudiar más acerca de la Palabra de Dios.

Imagen de Karla de los Ángeles M.P
Gracias
de Karla de los Ángeles M.P - viernes, 30 de noviembre de 2007, 10:47
 

Un millón de Gracias a todos... Seguiré preguntando cuando tenga alguna duda.