Imagen de john de jesus estias
Que no sea degradado ante el pueblo
de john de jesus estias - martes, 26 de junio de 2007, 16:18
 
Como producto de muchas lecturas de la biblia y unos 26 años en este caminar he visto muchas cosas buenas y malas dentro y fuera de la iglesia, lo mas impactante es cuando una persona acepta al mensaje del evangelio y su vida cambia. Es un privilegio poder ver como la persona comienza a poner la palabra en practica y Dios se encarga del resto.

Desafortunadamente para muchos, su indoctrinacion y celo se presta a abusos de parte de muchos, aparte de cierto grado de fanatismo, lo mas peligroso es cuando un dirigente legisla desde el pulpito y el resultado es una procesion de leyes que sin haber un control se presta a abusos de muchos marginados del pueblo.

Actualmente se puede ver en muchos lugares un aumento en severidad de sentencias juridicas, las cuales fueron auspiciados por los politicos y dirigentes desde el pulpito local.
En la ley la cita nos dice que un preso puede recibir un maximo de 40 latigazos, mas se cuida de no exceder los establecido porque el hacerlo lo hace animal y no hombre, un concepto de dignidad humana que lleva mas de 3,000 años.

Yo conozco un caso donde el individuo recibio su sentencia y luego su probatoria, la cual sera cumplida por voz de su oficial de caso, la cual en este caso le indica que nunca le quitara´ la probatoria. Ademas, no puede accesar el internet y se expone a que por el mismo internet sea identificado por todos, haciendo posible la perdida de su trabajo, vivienda y hasta su vida por algun vigilante justiciero no sujeto a las leyes.

El cristiano conoce bien el ser descriminado y perseguido, es parte de nuestra identidad, mas nosotros somos capaces de negar la misma misericordia y
justicia a los que como nosotros, estamos sujetos a los abusos y mas...

El corromper los animos de la iglesia es una blasfemia y sacrilegio que contradice todo lo que proyecta el evangelio eterno, el producto de mas de 2,000 años se niega cada vez que participamos en acciones que sujetan al culpable a una sentencia desmedida, refleja muy mal sobre la iglesia que ha pasado por lo mismo tantas veces en la historia, nos hace titeres e hipocritas.

La mejor manera de abusar al cuerpo es convencerle de que ya son santos, asi se justifica a todo creyente que maltrata al individuo que no se conforma, hace posible alejar la misericordia y la gracia del nuevo creyente y lo convierte en todo un asesino que como Saulo de Tarsis solo conoce la severidad de la ley.

El producto del evangelio se puede ver de individuo en individuo, se ve tambien en las leyes que apoyan el desarrollo de una sociedad justa y misericordiosa que pone en practica la igualdad de todos ante Dios.

Mis primeros años fueron de fanatico entre fanaticos, mas la vida enseña, el resultado es que ahora tengo la perspectiva de uno que ha sufrido de parte de individuos dentro y fuera de la iglesia, las experiencias cambian a uno, mas la palabra confirma...
Tal vez nunca llegues a oir una predica sobre este verso, mas como sacerdocio real no dependemos de otro para saber de biblia, una vez leida, hay que hacer algo al respecto, no sea que nuestra justicia sea mas importante que la misericordia de Dios...