Imagen de john de jesus estias
La ultima batalla
de john de jesus estias - viernes, 8 de junio de 2007, 23:39
 

Llega el aviso desde las fronteras, vienen de todas direcciones y se agrupan en un lugar antiguo llamado Armagedon. No hay batalla, la resistencia contra un enemigo tan numeroso no tiene razon, solo pueden esperar.

Es un acontecimiento que se inicia sin aviso, como suele pasar en la historia los conflictos rara vez se anuncian, ocurren con una rapidez que sorprende aun en el presente.

La defensa de Israel no esta preparada despues de tanta paz y prosperridad, cuando no hay amenaza, no se gasta en tropas, armas y equipo de guerra. El enemigo espera saquear a una nacion indefensa, los recursos de un territorio conquistado siempre ha sido buen incentivo para luchar.

Una vez agrupada las naciones descritas desde tiempos antiguos, comienzan el acenso, un proceso arduo porque el esfuerzo de proveer logisticamente a las tropas de combate no se logra facilmente en lugares montanosos. Las tropas que llegan primero son menos de 10%, el resto suministran, alimentan, reparan y tratan desde su base en la costa. En cuestion de dias comienzan a llegar muchos mas que se dirigen a todo rincon de la nacion, la situacion se deteriora con cada minuto que pasa.

Es un escenario espantoso, como ha pasado en otras ocasiones a traves de la historia, el territorio se toma mas siempre hay que tomar la capital donde cada ciudadano espera con gran temor y temblor. El clamor aumenta, las lagrimas fluyen, y los estudiosos buscan una respuesta en las escrituras.

En medio de los textos antiguos un anciano nota el numero de las naciones que estan por conquistar y borrar a su antigua nacion de la faz del planeta de una vez por todas, su odio asesino es producto de miles de anos de hostilidad contra el todopoderoso y su pueblo, su oportunidad aparece y no tardan en llegar, el botin es bueno, mas el ver la sangre hebrea correr es su facinacion y obsesion.

Son siete naciones, aparece el mismo numero en el pentateuco cuando se indica el numero de naciones hostiles en su contra. El anciano sigue buscando, y en medio de su busqueda recuerda las veces que profetas antiguos anunciaban liberacion de parte de Dios en situaciones similares. Aun en medio de las epoca moderna, en el siglo XX profetas se levantaban para anunciar la liberacion divina e Israel nunca fue derrotado.

Los llamaban locos y hasta nombraron el fenomeno el complejo de Jerusalem, una burla hacia el Dios que anunciaba sin faltar y los libraba siempre, mas ahora ya nadie se burla, no hay naciones unidas, no hay alianza militar, no queda nadie que de la mano para librarlos de una destruccion segura.

El anciano sigue buscando en sus comentarios y no encuentra la respuesta, busca sus notas cuando de nino estudiaba la religion antigua de su pueblo mas no lo encuentra en sus notas, mas al mirar al Tanakh encuentra un libro de poca importancia llamado Daniel y comienza a leer...

Tantos fueron los anos fuera de su palabra, tantos suenos que no se cumplieron, tantas cosas que le han pasado, ha saboreado el triunfo y ha llorado cada vez que la derrota lo aplastaba, mas con todo ha experimentado las misericordias de un Dios que ahora lo acompana y lo consuela.

Sigue buscando, guiado por un deseo de parte de Dios, cada palabra del texto comienza a tener su efecto sobre el y aunque no entiende lo que busca, cada palabra que lee comienza a encender su espiritu hasta que finalmente encuentra lo que buscaba, un texto que apenas recordaba mas Dios nunca le permitio olvidar a traves de mas de 70 anos.

El siete aparece, la profecia refleja lo que dijeron los dos profetas de unos pocos anos atras, los ultimos de una lista muy larga de locos, mas aqui hay algo distinto, ellos anunciaron la llegada de ejercitos y aun muertos sus palabras reclaman la incredulidad de un pueblo que como en los dias de Jeremias en menos de una generacion se avivo y ha olvidado a Dios.

El anciano se levanta y comprende su papel, se lleva los manuscritos y sale hacia las calles de su pueblo antiguo y comienza a proclamar su mensaje. Las autoridades no tardan en responder, quieren apresar al loco mas los del pueblo se oponen y salvan al anciano.

El enemigo por fin se mueve y sitian al pueblo malpreparad, y como nos relata Zecarias, la toma, la saquen y sus mujeres violadas, mas aqui hay algo  distinto, a la vista del pueblo hay luz intensa, hay fuego caido del cielo, hay terremotos y antes de que el enemigo pueda iniciar el masacre del pueblo antiguo, a traves del territorio Israeli las tropas son consumidas y la figura de un hombre desciende sobre el monte de los olivos...

En nuestra modernidad es dificil dejar lugar a una religion que declara las maravillas de un Dios que se dispone a mover mar y tierra a favor de los suyos. Es una tarea compleja para una sociedad decidir como acercarse a lo milagroso, como dar lugar a una religion que por anos apresaba el intelecto de naciones y a la vez proclamaba las maravillas de un Dios alejado por anos y testimonios ajenos de la memoria colectiva.

El paso mas importante de nuestra epoca moderna ha sido la propagacion de la palabra de Dios aun en medio de nuestro mundo hispano, la actualidad permite el acceso ilimitado al testimonio divino desde la creacion hasta el presente, el cambio podemos ver en millones que profesan su fe y hallan respuestas en su biblia.

El impacto que ha creado a nivel de sociedad se puede ver en la legislacion que a paso firme crea una sociedad justa para todos y honra a Dios, mas, ¿que importancia se puede sacar del relato de la toma de Jerusalen?

La respuesta esta en reconocer el valor de la intervencion divina y como inspira al creyente que vive en medio de un mundo que niega a Dios.

Todo creyente puede identificarse con los habitantes sitiados, todos podemos citar las promesas que no hemos recibido, todos podemos vernos en el papel de uno que Dios no le permite olvidar su destino. Y por ultimo, todos esperamos al hombre que descendera al monte.