You are not logged in. (Login)
 

 

Site news

Picture of Dr. Alfonso Diaz
La Tumba Esta Vacia
by Dr. Alfonso Diaz - sbado, 20 abril 2019, 12:22
 

La Tumba Vacía

Juan 20:1-18

(1) El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro. (2) Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto. (3) Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro. (4) Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llego primero al sepulcro. (5) Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entro. (6) Luego llego Simón Pedro tras él, y entro en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí, (7) y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte. (8) Entonces entro también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó. (9) Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que el resucitase de los muertos. (10) Y volvieron los discípulos a los suyos. (11) Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro; (12) y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto. (13) Y le dijeron: Mujer, ¿Por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto. (14) Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús. (15) Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime donde lo has puesto, y yo lo llevare. (16) Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro). (17) Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. (18) Fue entonces María Magdalena para dar a los discípulos las nuevas de que había visto al Señor, y que él le había dicho estas cosas.

 I. La mayor prueba de la resurrección de Jesús es la diferencia que causo en sus seguidores. Para explicar el movimiento cristiano de cualquier otra forma menos que la absoluta, irrefutable verdad seria tanto psicológicamente y espiritualmente imposible.

El comentario en la Biblia de estudio Aplicación de la Vida indica que la ausencia de una mujer entre los doce discípulos ha molestado a algunas personas. Pero está muy claro que había muchas mujeres entre los seguidores de Jesús. Esta también claro que Jesús no trato a las mujeres como lo hacían otros en su cultura; el las trato a ellas con dignidad, como personas de valor.

María Magdalena fue una de los primeros seguidores de Jesús quien ciertamente se merecía ser llamada discípula. Una enérgica, impulsiva, una ayudadora mujer, ella no solamente ando con Jesús sino que también contribuyo para las necesidades del grupo. Ella estuvo presente en la Crucifixión e iba de camino para ungir el cuerpo de Jesús el domingo en la mañana cuando ella descubre la tumba vacía. María fue la primera en ver a Jesús después de su resurrección.

María Magdalena es un conmovedor ejemplo de una vida agradecida. Jesús milagrosamente libero su vida cuando echo fuera los siete demonios que estaban en ella. En toda la visión que nosotros tenemos de ella, la vemos actuando a través de su apreciación por la libertad que Cristo le había dado. Esa libertad le permitió a ella el pararse debajo de la cruz mientras que los otros discípulos con excepción de Juan estaban escondidos asustados. Después de la muerte de Jesús, ella intento rendirle a su cuerpo todo el respeto que merecía. Como los otros seguidores de Jesús, ella nunca esperaba su resurrección física—pero ella se gozó en gran manera cuando lo descubre.

La fe de María no era complicada, sino que era directa y genuina. Ella estaba más interesada en obedecer que en entenderlo todo. Jesús honro su inocente fe apareciéndole primeramente a ella y confiándole a ella el primer mensaje de su Resurrección.

 II. Jesús es levantado de la muerte (vv. 1-9). Juan relata su comentario del descubrimiento de la resurrección de Jesús desde el punto de vista de María Magdalena. El permite la presencia de otras mujeres con ella, como lo reportan Mateo 28:1 y Marcos 16:1.

Fue el “primer día de la semana”. Literalmente fue el día después del sábado o sea el domingo en la mañana. En una comparación de los otros evangelios nos muestran que ella y las otras mujeres comenzaron su viaje hacia la tumba cuando todavía estaba obscuro y llegaron temprano en la mañana. La piedra que cubría la entrada de la tumba había sido removida lo que le permitió a las mujeres observar que la tumba estaba vacía. De manera que Jesús resucito antes del aclarecer del domingo en la mañana. La piedra no había sido removida de la entrada de la tumba para que Jesús saliera. Él hubiera fácilmente haber salido sin la piedra ser removida. Yo creo que la piedra fue removida para que otros pudieran entrar y verificar que la tumba estaba vacía.

De acuerdo al comentario de Hobbs este elemento del tiempo constituye un problema para algunos intérpretes. Notando las palabras de Jesús acerca de haber estado en las profundidades de la tierra “tres días y tres noches,” ellos van hacia atrás desde el domingo en la mañana hasta miércoles o jueves para la muerte y entierro de Jesús. Nosotros hemos notado que él fue crucificado temprano el viernes.

Sin embargo, cuando nosotros notamos el método de reconocer el tiempo Judío, Romano y Griego, el problema desaparece. Todos ellos consideraban cualquier parte del día como un día completo. Jesús hablo en términos de ese entendimiento. Él fue enterrado el viernes por la tarde (un día). Él estuvo en la tumba todo el día del sábado (un día). Él se levantó de los muertos entre la puesta del sol y la salida del sol el domingo (un día). En diferentes ocasiones Jesús había dicho que él se levantaría el “tercer día.” De manera que esto está de acuerdo con sus palabras.

Las personas que escuchan acerca de la resurrección por primera vez quizás necesitan más tiempo antes que ellos puedan comprender esta maravillosa historia. Como María y los discípulos, ellos puede que pasen por cuatro fases de creencias. (1) Primero, ellos puede que piensen que esta historia es una fabricación, imposible de creer. (2) Como Pedro, ellos puede que investiguen la verdad y aun dudar acerca de lo que había acontecido. (3) Solamente cuando ellos estuvieron el encuentro personal con Jesús ellos estuvieron dispuestos a aceptar la verdad de la Resurrección. (4) Entonces, mientras ellos se convencieron ellos mismos del Señor Resucitado y dispusieron sus vidas a su servicio, ellos comenzaron a entender completamente la realidad de su presencia con ellos.

A pesar de todas las referencias de Jesús acerca de su resurrección, ninguno de sus amigos la recordaba. María Magdalena “corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús.” El otro discípulo al que Jesús amaba, se refería al mismo Juan. Ella cargaba la “depresionante” noticia que “Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.” Ella pensó que alguien había tomado el cuerpo de Jesús y lo habían puesto en otro lugar y ella no sabía dónde lo habían puesto.

En su carrera hacia la tumba, luego de haber escuchado tan aterradora noticia, Pedro y Juan fueron seguidos por María. “Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llego primero al sepulcro.” Pedro llego segundo y María tercero. Siendo Juan más joven que Pedro corrió más ligero.

Juan se paró a mirar, y vio los lienzos puesto allí, pero no entro. Luego llego Simón Pedro tras él, y entro en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí, y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte. Entonces entro también Juan y vio, y creyó. Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que el resucitase de los muertos. Y entonces regresaron a los suyos.

Los lienzos que envolvieron a Jesús quedaron allí como si Jesús hubiera pasado a través de ellos. E sudario que cubría la cabeza de Jesús, estaban enrollados o doblados en un lugar aparte. Un robador de tumbas no hubiera podido posiblemente llevarse el cuerpo de Jesús y dejar los lienzos como si estuviera cubriendo un cuerpo.

La Resurrección de Jesús es la llave de la Fe Cristiana. ¿Por qué? (1) Como él dijo, Jesús se levantó de la tumba. Nosotros podemos estar confiados, por lo tanto, de que el cumplirá todas sus promesas. (2) La resurrección del cuerpo de Jesús, nos enseña a nosotros que el Cristo vivo, no un falso profeta o impostor, es el gobernador del Reino eternal de Dios. (3) Nosotros podemos estar seguros de nuestra propia resurrección, porque Jesús ha resucitado. La muerte no es el final; hay una vida futura. (4) El poder Divino que trajo nuevamente a Jesús a la vida, está ahora disponible para nosotros para traernos de una muerte espiritual a una nueva vida en Cristo Jesús. (5) La resurrección es la base para que la Iglesia sea testigo para el mundo.

 III.  Jesús le aparece a María Magdalena (vv. 11-18) De acuerdo a Juan, María Magdalena fue la primera persona que vio a Jesús después de su Resurrección. Después de Pedro y Juan haberse regresado a sus casas, ella se quedó en la tumba. Todavía ella no creía que Jesús había resucitado. De manera que ella quedo allí fuera de la tumba llorando.

Finalmente, ella se inclinó para mirar dentro del sepulcro. Ella vio lo que Pedro y Juan habían visto. Pero ella vio algo que ellos no vieron. Ella vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto. “Había sido puesto” o “yacía” significa que él había estado allí, pero ya no estaba.

Los ángeles le preguntan, ¿Por qué tú lloras? Ella les contesta: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.

Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús. ¿Por qué ella no reconoció a Jesús? Siendo que otros lo reconocieron más tarde, evidentemente no fue por causa de que su apariencia había cambiado. El comentarista Hobb, comenta otra vez “Nosotros asumimos que fue a causa de sus lágrimas. Jesús le pregunta “Mujer, ¿Por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella pensando que era el Jardinero, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime donde lo has puesto, y yo lo llevare. Evidentemente ella estaba pensando en términos de darle a Jesús una decente sepultura. En este momento el último pensamiento en cruzar por su mente era Resurrección.

Aparentemente ella se había volteado con su espalda hacia el jardinero. Fue en ese momento que Jesús la llamo por su nombre, ¡María! María reconoció su voz y volviéndose ella, le dijo ¡Raboni! (que quiere decir Maestro).

Jesús le dijo: “No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.”

María no quería perder a Jesús otra vez. Todavía ella no había entendido la Resurrección. Quizás ella pensó que esto era su segunda venida como él había prometido. Pero Jesús no quería ser detenido en la tumba. Si el no asciende hasta el Padre, el Espíritu Santo no podía venir. Ambos, E y María tenían trabajo que hacer.

María no reconoció a Jesús la primera vez. Su tristeza y su llanto la segaron; ella no lo podía ver porque ella no estaba esperando verlo. Pero el la llamo por su nombre, e inmediatamente ella lo reconoció. Imaginemos el amor que invadió su corazón cuando ella escucho a su Salvador diciendo su nombre. Jesús esta cerquita de ti, y él está llamando tu nombre. ¿Puedes tú, como María, reconocerlo como tu Salvador y Señor? Él no te está llamando desde la tumba. Él te está llamando desde su Trono a la diestra de su Padre y tu Padre, de su Dios y de tu Dios. La Tumba Esta Vacía.

Picture of Dr. Alfonso Diaz
LAS TEMPORADAS DE TU VIDA
by Dr. Alfonso Diaz - martes, 25 diciembre 2018, 11:01
 

LAS TEMPORADAS DE TU VIDA

“Pues si algunas de las ramas fueron desgarradas, y tu, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo, no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tu a la raíz, sino la raíz a ti” (Romanos 11:17, 18)

Había un hombre que tenia cuatro hijos. El quería que sus hijos aprendieran a no juzgar las cosas precipitadamente. De manera que el envió a cada uno de ellos a una investigación, a que fueran y observaran un árbol de peras que se veía a larga distancia de donde ellos estaban.

El primer hijo lo envió en el invierno, el segundo en la primavera, el tercero en el verano y el cuarto lo envió a investigar el árbol en el otoño.

Cuando los cuatro hijos terminaron su tarea, el padre los reunió para que cada uno de ellos le describiera el árbol que habían investigado.

El primer hijo dijo que el árbol era muy feo, estaba a jorobado y torcido. El segundo hijo dijo que el árbol estaba cubierto de muchos insectos verdes y se veía lleno de muchas promesas pues estaba floreciendo. El tercer hijo no estaba de acuerdo con lo que sus hermanos estaban informando; el dijo que el árbol estaba robusto con muchas ramas que olían a dulce y se veía muy hermoso. Era el árbol mas hermoso que el jamás había visto.

El ultimo hijo no estuvo de acuerdo con el informe de sus hermanos; el dijo que el árbol se estaba desgarrando y cayéndose de tantas peras, y que estaba lleno de vida y se veía muy realizado.

El hombre entonces explico a sus hijos que todos ellos estaban diciendo lo correcto, porque cada uno de ellos habían observado el árbol solamente en una temporada en la vida del árbol. El les dijo a ellos que uno no puede juzgar al árbol, o a ninguna persona, por una sola temporada. Que la esencia de lo que ellos son, y el placer, gozo, y amor que manan de esa vida, solamente se puede medir al final, cuando todas las temporadas hallan pasado.

Si tú te rindes en el invierno de tu vida, tú te vas a perder las promesas de la primavera, la belleza del verano y la realización del otoño.

No permitas que el dolor de una temporada destruya el gozo de las otras. No juzgues la vida por una temporada difícil. Persevera a través de los remiendos de dificultades, que mejores tiempos vendrán de seguro en su tiempo.

Aspira para inspirar…antes de expirar.

Vive simple, ama generosamente, cuida profundamente, habla humildemente y déjale el resto a Dios.

La alegría te mantiene dulce, las pruebas te mantienen fuerte, el dolor te mantiene siendo humano, los fracasos te mantienen humillado, las victorias te hacen crecer.

Pero Dios te mantiene con fuerzas.

Acuérdate que solo Dios, es quien puede cerrar o abrirte puertas.

Dr. Alfonso Díaz - IBHVI

Picture of Dr. Alfonso Diaz
Devocional Diario 30 de noviembre de 2018
by Dr. Alfonso Diaz - viernes, 30 noviembre 2018, 08:12
 

LA PERSPECTIVA APROPIADA

“Más a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento” (2 Corintios 2:14).

La perspectiva apropiada de un siervo de Dios no tan solo ha de aproximarse al punto más elevado, sino que ha de ser la más elevada. Procura con la mayor energía mantener la perspectiva de Dios, y recuerda que este es un proceso que ha de obtenerse poco a poco, día a día. Levanta la mirada. No pienses a un nivel finito. Ningún poder externo puede alterar la perspectiva adecuada.

La perspectiva que debes mantener es que estamos aquí con un solo propósito: ser cautivos marchando en el sequito triunfal de Dios. No estamos expuestos en el escaparate de Dios: estamos aquí para manifestar una sola cosa: “la cautividad (de nuestras vidas) a la obediencia de Cristo”. ¡Cuán limitadas son las otras perspectivas! Por ejemplo, los que dicen: “Me encuentro solo, batallando por Jesús”, o, “tengo que mantener la causa de Cristo y defender el fuerte por El”. Pero Pablo dijo, en esencia: “Estoy en el sequito de un vencedor, y no importa cuales sean las dificultades, porque siempre soy llevado de triunfo en triunfo”. ¿Es una realidad en la práctica esta idea en nosotros? El gozo secreto de Pablo era que Dios lo tomo a él como un rebelde declarado contra Jesucristo y lo convirtió en un cautivo de Él, y este vino a ser su propósito. Su satisfacción estaba en ser cautivo del Señor, y no tenía ningún otro interés en el cielo ni en la tierra, Es vergonzoso para un cristiano hablar de conseguir la victoria. Deberíamos pertenecer al Vencedor de un modo tan absoluto que sea siempre Su victoria, porque nosotros seremos “más que vencedores por medio de Aquel que nos amó…” (Romanos 8:37).

“Para Dios somos grato olor de Cristo…” (2 Corintios 2:15). Estamos impregnados por el dulce aroma de Jesús, y siempre que marchamos somos un maravilloso refrigerio para Dios.

Dios te bendiga

Dr. Alfonso Díaz

Iglesia Pentecostal Abrigo del Altísimo, Inc.

134 Union St. Willimantic, Connecticut

Auspiciado por Iglesia de Dios Refugio Nuestro, Inc. www.refugionuestro.org


El Instituto Biblico Hispano Virtual Inc le da la mas expresiva bienvenida a nuestra nueva pagina de Estudios Bíblicos.  Esperamos que puedan disfrutar de esta bendición que Dios nos ha concedido.  Toda pregunta o sugerencia puede ser dirigida a alortiz@lidd.org.

Rev. Alberto Ortiz

Skip Online Users

Online Users

(last 2 minutes)
  • Guest User

Invitacion a un Amigo

Si esta pagina ha sido de bendicion en tu vida invita a un Amigo.  Para enviar una invitacion oprime aqui.

------------------------

Matriculas

Para Matricularse en nuestro programa certificado pulse en este enlace: Matriculas

------------------------

Donaciones

Para hacer donaciones financieras oprima el siguiente botón :

Sus donaciones permitirán que sigamos distribuyendo estos estudios por todo el mundo!

Skip Calendar

Calendar

Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31